Encierro

2 Agost, 2010 § Deixa un comentari

Se conocieron hace años. Se cayeron muy bien. Quedaron un día. Han vuelto a quedar. Se ríen, hablan y, sobretodo, se exploran. Se cuentan cosas de su familia, de sus hijos, de su trabajo.

Se han visto cuatro veces.

Le dice que si vivieran en la misma ciudad serían amiguitos, quedarían para un café, para ir a cenar. Se llamarían con el estoy cerca de tu oficina, bajas? Y todo sería normal.

Pero sabe que no. El deseo irracional no se lo permitiría.

Entre cuatro paredes extrañas se siente libre con un semidesconocido.

Y sigue buscando un momento y cuatro paredes.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

What’s this?

You are currently reading Encierro at Tú, lo que tienes que hacer, es ponerle un cordel.

meta

%d bloggers like this: